Desde las agrupaciones juveniles que impulsamos militantes del PTS y compañeros independientes, En Clave ROJA, No Pasarán, Contraimagen, Pan y Rosas, tenemos el orgullo de ser protagonistas e impulsores de las principales luchas de los trabajadores en todo el país contra los empresarios, los burócratas vendidos y los gobernantes. ¡No ahora, sino desde antes del 2001! Ya en Neuquén, nuestros compañeros ayudaron a organizar y rodear de solidaridad a la fábrica Zanon, hoy emblema de la resistencia obrera, ocupada y puesta a producir por los obreros, entre ellos compañeros como Raúl Godoy del PTS; desde el mismo 18 de diciembre del 2001 compañeros de En Clave ROJA y Contraimagen colaboraron para que Brukman siga esos pasos en pleno “2001”; en la represión de Scioli y los K contra Mafissa; en las vías con los ferroviarios, en la lucha que se cobró la vida de Mariano; en la lucha del Casino en los piquetes y siendo reprimidos y detenidos; en Jabón Federal, cortando la ruta en La Matanza; en los piquetes de pescadores y petroquímicos en Bahía Blanca; en la lucha de los fileteros en Mar del Plata; en los procesos de lucha y organización de los metalmecánicos de Córdoba; cortando las vías del Subte; en los cortes y ocupación de Mahle y en la lucha de Paraná Metal en Rosario y Villa Constitución; o cortando la Costanera frente a Aeroparque con los aeronáuticos, entre muchísimos otros ejemplos; en todos estos lugares podemos decir modestamente que siempre están las fuerzas movilizadas de las juventudes impulsadas por el PTS, además de nuestros jóvenes dirigentes trabajadores, como el delegado obrero y referente en el gremio de jaboneros Franco Villalba de Jabón Federal o el delegado general aeronáutico Eduardo Saab de LAN. Compañeros que, como varios de nosotros, fueron parte además de las jornadas revolucionarias del 2001 y de la acción piquetera en el Puente Pueyrredon que culminó con el asesinato de Maxi y Darío, el 26 de junio de 2002.

En buena parte de estas luchas enfrentamos cuerpo a cuerpo al doble discurso de los K, que hablan de DD. HH. pero bancan a la burocracia que cometió el “crimen de Estado” contra Mariano. Ni siquiera las lenguas a sueldo de 678 pueden borrar las fotos de Cristina con Pedraza y de kirchneristas como Boudou y Sandra Russo con los asesinos de Mariano. El apoyo militante a la gran lucha de los obreros de Kraft, desde el Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras de la UBA y En Clave ROJA, convirtió a los cortes de Corrientes y Callao en el símbolo nacional de la unidad obrero-estudiantil. No por casualidad muchos de nuestros referentes, como Patricio del Corro, Juan Oribe y Jesica Calcagno, tienen causas judiciales por encabezar el apoyo a estos procesos. También nos hemos movilizado en apoyo a los trabajadores y jóvenes en lucha de los más diversos países, difundiendo la necesidad del antiimperialismo y el internacionalismo militante. Todo lo contrario a los acomodaticios dirigentes “jóvenes K”, que más bien se parecen al Grupo Sushi de los hijos de De la Rúa.

Hoy, cuando regímenes que parecían inamovibles comienzan a resquebrajarse porque millones salen a decir “basta”; cuando la crisis de un sistema decadente que condena a la marginación a las grandes masas desemboca en grandes luchas donde la juventud es protagonista, en nuestro país se vuelve de primer orden aumentar nuestra influencia en el movimiento estudiantil y en los lugares de trabajo para combatir a los patrones y a su Estado. En función de los objetivos que hemos desarrollado en este manifiesto están puestas todas las fuerzas de la Juventud del PTS.

Anuncios